Friki, vago, y sin futuro

Algo que no suelo decir mucho (quizá esta es la primera vez) es que en los años 99/2000 yo quería trabajar como redactor online en las revistas digitales sobre cine y videojuegos de la época.

¡Ja!

Es cierto.

Hice algún pinito, pero me dejé llevar por otros caminos de la vida…

… Hasta que el guantazo de la paternidad me devolvió a la senda que jamás debí dejar.

O sí.

Porque tengo entendido que el curro de redactor para revistas digitales no es que esté muy bien pagado.

Creo que con lo de copywriter infopublisher buscavider salí ganando.

Con una pierna menos, pero ganando.

El caso es que era (y soy) un frikazo del cine y las series.

Me encantan.

(Por si no lo habías notado).

No consumo ni un 20% de lo de antes, pero es parte de mi, algo que no puedo abandonar.

Me da igual que el 99% de gurús de internet, KinderIn o TuitXtars, diga que si ves Netflix eres un fracasado y no puedes sacar un negocio adelante.

O que si juegas a la Play estás por debajo de un funcionario.

Todo eso es propaganda.

No digo que para ti tenga que ser igual, pero para mi estar en contacto con la industria del entretenimiento, es una fuente inagotable de inspiración y aprendizaje.

Ademas, me ayuda a desconectar y liberar estrés mental.

Afila mi habilidad de contar historias.

De entretener.

De ver el drama.

De saber donde está la emoción, el suspense, el terror, el humor…

Es entrenamiento a muy bajo coste, siempre y cuando no te consuma tu jornada laboral.

Creo que si los críticos de cine (e incluso los musicales) supieran lo que gana un copywriter por escribir 1.000 palabras bien escritas el oficio desaparecería y los actores, productores y directores estarían super contentos.

O no.

¿A quién van a sobornar entonces?

Bueno, que me enrollo.

Una newsletter es lo mejor que hay para ganar dinero «sin hacer nada» mientras ves Netflix y te sacas las pelusas del ombligo.

Supongo que por eso me hice una.

Suscripción a la lista de correo