La Parábola del Programador Vago

Bill Gates solía decir que prefería contratar a “vagos” para realizar tareas complejas, porque sabía que encontrarían una manera más simple y fácil de llevarlas a cabo.

No tengo ni idea de si él acuñó el concepto, pero era así:

Un programador con talento y muy disciplinado y trabajador recibe un programa con 50.000 líneas de código y la orden de optimizarlo.

No sé si has picado código alguna vez (yo lo justo para saber que lo odiaba y no quería hacerlo más en mi vida), pero es una puta mierda.

Aún así lo normal es que este programador saque adelante la tarea.

Se esforzará, le echará un porrón de horas, y optimizará el programa un 20%. A lo mejor lo deja en 35.000 líneas de código. Y da menos errores.

Que está muy muy bien.

Ahora ¿qué pasa si la misma tarea se la encargas a un programador vago?

Asumiendo que es buen programador, solo que no quiere trabajar horas de más, sino más bien de menos…

Lo que el programador vago hará es muy diferente.

Verá el lío de base que hay en el programa y pensará que la idea principal es demasiado compleja. Que requiere de demasiado trabajo. Que es algo que diseñó alguien en un momento concreto para sí mismo y sus circunstancias.

El programador vago lo que hará será eliminar por completo ese programa y escribir otro desde cero que haga lo mismo.

Solo que su “programa vago” partirá de la base de una idea 100 veces más simple, que requerirá de muchísimo menos código y que se escribirá más rápido y fácil.

Además, al ser más simple, será más eficiente, y casi sin errores.

Y acabará haciendo lo mismo que el programa anterior, pero mejor y en menos tiempo.

Es decir, habrá hecho lo que un vago sabe hacer mejor.

Conseguir lo mismo o más, trabajando menos.

FIN DE LA PARÁBOLA

El mundo del emprendimiento online es igual.

Todo el mundo está ahí fuera vendiéndote un «programa» que, supuestamente, optimizaron para X tarea. Y todo el mundo dice que el suyo es mejor y te ayudará más que ninguno.

¿Comprar un guion ya escrito para cerrar clientes?

¿Comprar un tutorial para imitar un tipo de funnel?

¿Comprar una secuencia de emails que alguien hizo un día?

Si lo que compras es el programa ya hecho, entonces estás comprando el puzle resuelto de otro.

Y eso no te ayudará a resolver los tuyos en el futuro.

Tienes que volverte un vago que ve la simplicidad donde otros no.

Y tienes que hacerla tuya. A tu estilo.

Trabajarás menos por más. Conseguirás más por menos.

Suscripción a la lista de correo