Pitonisos, Pacos Porras y Aramires Fusteres de la vida

En un rato es diciembre y algo que pasa en diciembre es que empiezan a salir los Pitonisos, Pacos Porras y Aramires Fusteres de la vida.

Especialmente en redes.

Todos ellos te van a decir cuáles son las tendencias en marketing para 2024.

Todas.

Porque ellos ya las saben.

Y además no es que sepan las tendencias trimestrales.

Saben las anuales.

Las que tendrán lugar hasta diciembre del año que viene, que toca renovar.

Casualmente, los que te dicen esto, son los que no se dedican a algo en concreto, sino que pivotan constantemente de intento de negocio en intento de negocio.

Suelen tener chats de Whatsapp en sus páginas de venta.

Son fanáticos de la IA.

Tienen 18.537 herramientas para montar webs en segundos.

Y le dan al SEO.

Su negocio está más bien en pulular en comunidades para entrar en colaboraciones, cazar clientes, y moverse en redes acumulando seguidores con contenidos que se contradicen a sí mismos y a su vez están sacados de contenidos de otros.

Los más «avanzados» tienen un negocio que medio-funciona o aparenta ir como un tiro y que está pensado para «venderte las palas» con las que tú luego, ya si eso, te vas a buscar el oro.

Y claro, hay que sacar «palas nuevas», que se agotan rápido.

Eh, a mi también me gusta hacer predicciones puntuales de vez en cuando.

Son buenas para el entretenimiento. Y hay que mojarse a veces.

Pero son eso, puntuales.

No soy un Predictor Profesional.

¿Por qué?

Pues porque… ¡sorpresa!

NADIE TIENE NI PUTA IDEA.

Nadie.

Lo que yo he aprendido es que todo es lo mismo.

Las bases son siempre las mismas.

Y luego se van vistiendo con diferentes trajes.

Modas, que van y vienen.

Que cambian, a veces, en función de la tecnología.

Y que la única tecnología que, como canal de comunicación, siempre ha estado ahí, desde los albores, creación y fundación de internet…

Es el email.

Pero un negocio cualquiera, no va a tener éxito por una tecnología o porque siempre esté persiguiendo tendencias.

El no-truco, el no-cumpleaños, está en que la hora de tomar el té con el Sombrerero Loco siempre es la misma.

Suscripción a la lista de correo