Qué compra la gente en Instagram + negocios florecientes

Hace no mucho se hizo viral un proyecto con los siguientes ingredientes:

España + IA + nombre de mujer castiza + red social

Y se llamó «Aitana».

Eso casi te garantiza salir en las noticias de relleno de los telediarios.

(Aunque ya no la contará el Pedro Piqueras)

Por si te pillo empantanading:

«Aitana López» es el nombre de una influencer que acumuló +200k seguidores en Instagram en tiempo record.

Hasta aquí todo normal.

Excepto que (Ai)tana está hecha con inteligencia artificial y es solo un amasijo de pixels y código que no se puede tirar eructos.

Y además se indica en el perfil con un «Powered by AI» y un iconito de un robotito. No se esconde.

Esto es lo que ya te sonará.

Y sé lo que vas a decir:

«Sí ya, pero es que la gente no lee, no se fija, y entonces es normal que si pones a una tía buena con poca ropa y el pelo rosa acumule un cuarto de kilo de seguidores».

OK, aceptamos barco.

Pero es que… la agencia que creó a la «modelo» ahora la monetiza vendiendo en Fanvue (una especie de Onlyfans) fotos eróticas y desnudos virtuales.

¿Eso también es porque la gente no lee o no lo ha visto?

Es un hecho.

Hay gente pagando por ver fotos privadas de una modelo que no existe.

Igual que desde hace décadas los hay que obtienen «placer sexual» con personajes de cómics o animación.

Esto es un upgrade de un mercado que ya existía.

Y deja al descubierto la esencia de Instagram:

La gente compra un estilo de vida, una sensación, una ilusión… y da absolutamente igual lo inalcanzable que parezca, porque sin esfuerzo lo puedo «tener» en una pantalla y enviar comentarios y mensajes directos para dejar salir mis frustraciones fuera.

De hecho esto es el comienzo de otro mercado:

El de crear influencers virtuales exclusivas de marcas.

Vamos, es el Naranjito de toda la vida, pero llevado a las marcas que quieren a un influencer que no se pone enfermo, no te sube las tarifas, no se niega a promocionar tus productos como tú quieres y no se irá con la competencia.

Y todavía hay más:

La propia Fanvue ha visto el negocio y ahora está creando una submarca:

Fanvue AI

Donde una inteligencia artificial puede simular ser la «modelo virtual» con una personalidad definida y tú te puedes suscribir pagando una cuota mensual solo para chatear con ella.

Bueno, o para engañarte a ti mismo. Como lo quieras ver.

Y si esto no es algo interesante en lo que pensar sí tienes un negocio de infopublicación y escribes mucho…

… No sé qué lo será.

Suscripción a la lista de correo