Se suicida uno de mis actores favoritos (y qué aprender)

En el máximo apogeo de popularidad de Juego de Tronos la gente solía recomendar la serie y luego al final añadía la coletilla:

«No te encariñes demasiado con ningún personaje»

Je.

Pues eso es lo que te recomiendo yo si te metes en la industria asiática del entretenimiento, en especial la surcoreana…

(porque en la norcoreana la vida es directamente un teatrillo para «entretener» al líder supremo, responsable de que salga el Sol cada mañana).

… Que no te encariñes con ningún artista.

¿A qué viene esto?

Hoy se ha quitado la vida uno de mis actores surcoreanos favoritos:

Lee Sun-kyun

Quizá te suene porque era uno de los principales en «Parasite» (2019), que hizo historia por ser la primera película de habla no inglesa que ganaba el Oscar a «mejor película» en toda la historia del certamen.

Joven, con 48 años, padre de 2 niños, uno de los actores más conocidos, internacionales, mejor pagados y respetados de la industria, y además muy bueno en lo suyo.

Se ha visto envuelto en un escándalo de presunto consumo de drogas y de servicios de acompañamiento de señoritas profesionales en acompañar.

Y la sociedad surcoreana es implacable con esto.

El chantaje también es fortísimo, y hay personajes que se dedican exclusivamente a extorsionar a famosos.

(irónicamente cuando les sale el tiro por la culata, también se acaban suicidando, ha pasado muy recientemente con un conocido «periodista»)

Por supuesto, el famoso que se ve metido en algo así, sea o no sea finalmente «culpable», se puede despedir de su estatus.

Le van a cancelar todos los proyectos, las agencias no van a querer saber nada, y si tenían proyectos ya terminados pendiente de estrenar, por contrato les van a pedir que paguen una millonada porque el escándalo va a afectar a las ventas del producto en el país.

La presión mediática y el acoso es tal, que muchos actores o cantantes no lo soportan.

Así de jodido es.

Luego está la cultura asiática (principalmente China, Japón, Corea) donde se tiene muy arraigado un sentimiento de pertenencia a un colectivo, que es la sociedad en sí misma.

Si «fracasas», te sientes una basura tal que necesita ser auto-eliminada para no estorbar.

Aquí en Europa también pasa, pero a otros niveles.

Es más normal matarse y abrirse la cabeza porque se tiene un fuerte sentimiento de pertenencia a un colectivo. Uno donde hay 11 señores que corren con camisetas diferentes y le dan patadas a un balón. Por ejemplo.

Pero el ego es mucho más individualista y supremo.

Más egoista, valga la rebuznancia.

Eso sí, si das con el «club» correcto con el que tu cliente se identifica, puedes hacer maravillas con el copy que le vas a mostrar después.

Porque tener el control de la narrativa es de lo más poderoso que hay.

En algunos casos, hasta tu vida depende de ello.

Suscripción a la lista de correo