Sí, otra frikada de Apple

Si te fijas en un iMac (el ordenador todo-en-uno que está integrado en una pantalla)…

… verás que tiene un pie de aluminio de unos 11 centímetros de profundidad.

Pues bien…

El iMac incluye de serie un teclado inalámbrico pequeño.

Y si pillas ese teclado inalámbrico pequeño y lo colocas sobre el pie plano de aluminio del ordenador…

Descubres que están cortados exactamente a la misma profundidad y encajan como piezas de puzzle.

Pasas el dedo por el filo de aluminio y no notas donde empieza uno y termina el otro.

Es decir, la mayoría de la gente que se compre un iMac jamás se dará cuenta de este detalle, que no se anuncia ni se promociona en ningún sitio.

Pero Apple se ha molestado en hacer coincidir las medidas al milímetro solo porque ese es el concepto del ordenador:

– La integración obsesiva de todo lo que necesitas para trabajar con un ordenador en el menor espacio posible.

Y otra cosa.

Ya cuando Steve Jobs presentó el iMac hace décadas (por aquel entonces muy diferente a como es ahora) dijo sobre el escenario mientras se lo mostraba al público desde todos los ángulos…

«The back of this thing looks better
than the front of the other guys» 

Juas. 

Y era cierto. 

Pero el tema es que sigue siendo cierto en el modelo actual. 

La parte trasera (que como la tengas contra una pared casi nunca la vas a ver) es más bonita que la parte frontal de cualquier otro ordenador de la competencia. 

En fin.

Detalles cómo este son los que te hacen, en cierto modo, inmortal.

(Y millonario)

Pero esto es solo la punta de iceberg.

Suscripción a la lista de correo