«Te vendo este training de IA + Copywriting y garantizo tu seguridad»

Una de mis escenas favoritas de El Padrino es cuando los Corleone están acorralados y Michael está devanándose los sesos en el jardín sobre qué hacer para ganar la guerra mientras que su padre Vito Corleone está to’ relajao disfrutando de su retiro.

Entonces con toda la naturalidad del mundo, como si estuviese hablando del tiempo, Vito se le acerca a Michael, le da unas palmaditas en la espalda y le dice:

(y te recito el párrafo de memoria, no es exacto)

Lo siguiente será una invitación de alguien de tu confianza para negociar en una reunión donde garantizarán tu seguridad. Sin embargo, en algún punto de la reunión… Serás asesinado. La persona que se acerque a ti para hablarte de la reunión… Esa persona… Es el traidor. No lo olvides. 

Luego, en la siguiente escena donde aparece Vito Corleone, está jugando con su nieto en el jardín y de repente sufre un ataque al corazón y muere.

Ese consejo, esa predicción, esa visión y esa claridad…

Le salva la vida a Michael y, de paso, le da la oportunidad de recuperarse a la familia Corleone.

Porque, justo en el entierro de Vito Corleone, en el momento de dar el pésame, es cuando aparece el traidor y le propone a Michael una reunión con las familias rivales donde su seguridad está garantizada.

Me encantó toda esa parte.

Tanto que …

… Me estoy acordando de este fragmento de El Padrino cada vez que me entra algún email donde, de repente, casi de la nada, «alguien de mi confianza» me ofrece un entrenamiento de IA + copywriting. Algo que garantizará mi futuro como Agromenagüer Digital.

Unas veces es un entrenamiento que hace con un socio.

Otras es un entrenamiento que promociona como afiliado de un tercero (la mayoría de las veces).

Otras es que simplemente intentan captar a novatos que no tienen ni idea de lo que es ser autónomo, ni de la IA, ni de copywriting, ni de formaciones donde realmente el producto que les venden es el sueño de dejar de trabajar por cuenta ajena.

Me da igual.

Y no digo que en el 100% de los casos la formación no valga para nada.

Pero no puedo evitar que se me venga a la cabeza esta escena del Padrino.

Quizá es que estoy hasta los Corleones de ver la misma historia por todos lados.

Quizá es que me estoy haciendo viejo.

Pero el caso.

Que «El Padrino», Marlon Brando, Al Pacino, etcétera son inmortales porque tienen muchas de las cosas de las que suelo hablar en mis manías.

Para acceder a ellas primero tienes que estar aquí:

https://rdmania.co